Aprendiendo, Creciendo… Compartiendo

Yo no ayudo en casa, ayudo a mis amigos/as, los compañeros/as de trabajo, etc. Yo no colaboro en casa, porque mi casa no es ninguna ONG. Simplemente compartimos las tareas del hogar, esa es la palabra clave: “compartir”. Eso es lo que debería ser en cada hogar, entre marido y esposa, pareja de hecho, etc. 

Comenzamos el último mes del año asistiendo en Oviedo a un taller de formación denominado: “Enfoque con perspectiva de género”, aunque una vez finalizado, tuve la impresión de haber asistido a una charla entre amigos y amigas.

Me sirvió para ver algunas situaciones desde otro punto de vista, para pensar en algunas expresiones que habitualmente utilizamos y que no son precisamente las más adecuadas. “No hay respuesta adecuada sino que hay varias respuestas dependiendo de cada situación”, nos decían en el taller, y precisamente por eso, he iniciado esta entrada con esos tres ejemplos que normalmente los usamos para una misma situación: las tareas del hogar. No tenemos que ayudar, no tenemos que colaborar, tenemos que compartir.

Con esta y otras muchas situaciones, si lo pensamos de manera más profunda, nos damos cuenta de cómo una palabra, una sola palabra puede cambiar todo el contexto, puede cambiar todo el significado.

Uno de los temas que debatimos fue la diferencia entre machismo y feminismo. Para entender esta diferencia, expondré una breve pero concisa descripción de cada término:

Machismo: Actitud o manera de pensar de quien sostiene que el hombre es por naturaleza superior a la mujer.

Feminismo: Doctrina y movimiento social que pide para la mujer el reconocimiento de unas capacidades y unos derechos que tradicionalmente han estado reservados para los hombres.

Una vez tengamos claros estos conceptos, ya tenemos una base sólida en la que poder trabajar, ya empezamos a ver las cosas desde otra perspectiva, ya observamos que, aunque las dos terminen en -ismo poseen significados totalmente opuestos.

También hay hombres y mujeres que proclaman: “Ni machismo, ni feminismo… igualdad“(idea que también comparto). Hay hombres que califican (a menudo sin razón ni fundamento) a las feministas como “feminazis” (o feminismo extremo), que son términos que no me agradan en absoluto… creo que a nadie le agradan, y es algo que debemos saber diferenciar y aún más importante: eliminar la palabra “feminazi” de nuestro lenguaje.. Éste es un tema que me gustaría abordar más adelante, ya que es algo que también nos preocupa… y mucho.

Como decía, nuestro idioma es muy rico y muchas veces nos encontramos con palabras que, a pesar de referirse a algo completamente distinto, las usamos para elogiar o para desprestigiar, según sea masculino o femenino.

Un claro ejemplo: usamos “zorro” para referirnos en la mayoría de los casos, a un hombre astuto, inteligente… pero ¿qué ocurre cuando se lo aplicamos al femenino? No os  voy a decir la respuesta, porque la respuesta ha llegado a vuestra mente de forma automática. Por supuesto, que hay más ejemplos.

Otro tema que se trató fue el “rol del machito” y esto es algo que he visto en mi época de colegio muchas veces. Un grupo de amigos donde haya uno que se declare feminista, ya es motivo de discriminación, o lo califican como “gay”. O te metes en el “rol de machito” o te vas fuera del grupo. Yo aquí incluyo aquellas típicas frases de: Los hombres no lloran”, “Llorar es cobardes”, y todas aquellas frases que hemos oído alguna vez. Y lanzo la pregunta: “¿Es esa la educación, los valores que queremos para nuestros hijos?” Yo creo que no.

¿Habéis hablado alguna vez con imágenes? No, no se trata de proyectar imágenes mientras nos quedamos mudos, aunque en parte, la idea es esa: proyectar. Proyectar la imagen de nosotros mismos sin usar las palabras. Seguramente lo hemos hecho todos sin darnos cuenta, pero desde fuera, se nota, se percibe… las personas que nos rodean lo saben. Saben si somos buenos o malos. Saben si decimos la verdad o estamos mintiendo… lo saben, porque lo ven con nuestra forma de ser, de expresarnos, de actuar… Del mismo modo del que nosotros percibimos a los demás. Sabemos que son honestos más por sus actos que por sus palabras.

Cuando hablamos sobre igualdad, no solamente nos referimos a compartir el trabajo doméstico, sino que también nos referimos, naturalmente, desde la perspectiva del respeto.

¿Que podemos hacer nosotros? Mucho. Empecemos por enseñar y fomentar la igualdad desde una edad temprana, incluyendo asignaturas en los colegios sobre género, sobre valores… que esa educación no termine en las aulas y que continúe en los hogares, admitamos que somos diferentes pero no desiguales, aprendamos a disculparnos, usemos un lenguaje no sexista, hagamos pedagogía feminista desde un punto de vista objetivo, luchemos junto a las mujeres hasta lograr la total igualdad… al final, de eso se trata: de luchar con y no contra las mujeres, con y no contra los hombres, se trata de compartir el camino… porque el éxito será de ambos.

Algo que he echado de menos: una mayor participación masculina. Estaría bien que los hombres se involucraran más en eventos como este. Lo que me llevo: conocimiento y un grupo de nuevas amistades.

La idea principal de esta entrada es la de compartir, y que mejor modo de terminar que agradeciendo a EAPN, Grupo Emaús Fundación Social, Fundación Mujer, Asociación Gitana de GijónMar de Niebla, Ayuda en Acción, Accem, Cáritas… (y perdonadme si me olvido de alguna asociación o entidad) por asistir y compartir experiencias, compartir ideas, compartir sentimientos, en definitiva: compartir la belleza y la magia de compartir.

 

 

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Crea un blog o un sitio web gratuitos con WordPress.com.

Subir ↑

A %d blogueros les gusta esto: